The Clinic es una de las propuestas informativas más innovadora registrada en la historia de las comunicaciones en Chile. El lenguaje directo, expresado en sendos análisis cargados de ironía y humor, convierten al periódico en un gran aporte para la libertad de expresión y, en términos parciales, en una valiosa herramienta para la "masificación" de determinadas iniciativas que son invisibles en el resto de la prensa.

El estilo de The Clinic no es, sin embargo, beneficioso para todos los sectores sociales y/o para los fines democratizadores de algunos grupos ciudadanos estigmatizados, como los homosexuales y las trabajadoras sexuales, pues en determinados casos el medio se ha "hermanado" a las clasificaciones y evaluaciones proporcionadas por el conservadurismo local.

Dejando al margen los artículos del escritor Pedro Lemebel; cuya destreza, inteligencia, capacidad creativa y aporte a la defensa de los derechos humanos son apreciados y defendidos por diversos grupos; otros redactores de The Clinic han recurrido en diversas ocasiones a fórmulas primitivas para referirse a la homosexualidad.

Pareciera que la presencia de Lemebel en The Clinic es utilizada por el resto de los integrantes del periódico como excusa o licencia para usar palabras similares, con lo cual se pasa por alto que los efectos en uno y otro caso no son bajo ningún punto de vista idénticos debido a la historia y al contexto literario en el cual se ubica el escritor.

The Clinic ha calificado a los homosexuales desde "mariposones" (número 17) hasta "colas" (número 68) y ha deducido características de ese sector social idénticas a las levantadas por los grupos más conservadores y discriminatorios.

Así es como al referirse en el 2000 a una manifestación de homosexuales y a una probable marcha de los camioneros en similares fechas, el periódico se cuestionaba si acaso los choferes "están confundidos o indecisos (...) ¿Será que están cuestionando su virilidad?"

Otros grupos discriminados, como las trabajadoras sexuales (número 17) y temas como los derechos humanos (número 37) han sido igualmente tratados con formas que sin duda han dañado la dignidad de los involucrados

Entre ese tipo de discursos y el lenguaje público de sectores totalitarios contra las minorías sexuales, existe una sola diferencia: la formalidad de los conservadores versus la informalidad de The Clinic, medio que además ha dejado muy al margen los logros culturales, legales y políticos de los sectores minoritarios, dando predominancia a enfoques "humanos" o "intimistas", líneas similares a las de Canal 13 y Mega.

Aún cuando uno de los aportes de The Clinic ha sido denunciar sin temor, y en especial a través del humor, varias incoherencias, injusticias o manipulaciones protagonizadas por algunos grupos o personajes públicos, el trato propinado a determinados sectores minoritarios es evidentemente discriminatorio toda vez que sus ironías discursivas se han basado en la identidad social, cultural o sexual de algún sector y no en un hecho concreto y particular.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

moleskine (2014 - 2015)